Qué ver Luarca

¿Estás preparando tu escapada y buscando cosas qué ver en Luarca? En Ruralka te proponemos varias actividades para hacer en esta localidad y por los alrededores y el mejor alojamiento donde dormir. ¡Te encantará!

1. ¿Qué visitar en Luarca?

Luarca, la villa pesquera que dibuja una línea blanca de casitas en el litoral verde asturiano, es un pueblo costero idóneo para pasear de punta a punta. En tu paseo, llegando a la atalaya, donde se encuentra el faro de Luarca, construido en 1862, las olas rompen con fuerza y parecen dejar a su paso un eco de las antiguas tradiciones que allí se llevaban a cabo y los fuegos que se encendían para guiar a los barcos a una navegación segura.
 
Famosa por sus puentes, construidos para salvar el río Negro que desemboca en el Cantábrico, la villa tiene un puertecito pesquero que no te puedes perder y restaurantes con vistas al mar donde degustar la deliciosa gastronomía asturiana. A continuación, te indicamos los sitios que no puedes dejar de visitar:
  • Capilla de la Atalaya: Junto al faro de Luarca se encuentra esta capilla cuyos primeros cimientos datan del S. XIII. Además, se encuentra en uno de los puntos más altos de la villa y podrás observar la orografía y los acantilados de la costa asturiana.
  • Cementerio y monumento y exposición a Severo Ochoa: aunque quizá no es uno de los lugares más agradables para visitar, este cementerio goza de cierta fama por dos razones: las vistas al mar y porque se encuentra enterrado el renombrado científico español Severo Ochoa. También dedicado al premio nobel, se encuentran el monumento que lleva su nombre y la exposición permanente a su vida y trabajo en el palacio Gamoneda.
  • Puente del Beso y otros puentes: Luarca cuenta con hasta siete puentes que unen ambas veras del río, una cifra que no está nada mal teniendo en cuenta el tamaño de la villa, pero el más importante es el denominado Puente del Beso, sobre el que pesa una leyenda romántica sobre un amor prohibido entre el pirata Cambaral y la hija del Señor de la Atalaya. Los carteles que se encuentran en la zona podrán desvelarte el trágico final de esta historia.
  • Barrios de la pescadería y del Cambaral: Estos dos barrios fueron los primeros asentamientos entorno a los que luego fue creciendo la ciudad. Ambos están formados por casitas familiares y por calles estrechas a menudo unidas por escaleras, y gozan de unas estupendas vistas, además de ser muy pintorescos.
  • Mesa de Mareantes: este monumento construido en el barrio pesquero como homenaje a los antiguos marineros y navegantes que engrandecieron Luarca en el pasado, se encuentra en el barrio de El Cambaral y se levantó en los restos de una fortaleza. Cuenta con pinturas inspiradas en las acuarelas de Gerardo Ortiz Alfau, catorce paneles elaborados con cerámica de Talavera y los versos de José María Uncal, dedicados a los perecidos en el mar.
  • Playa Luarca, Playa Portizuelo: En realidad, el centro de Luarca cuenta con dos playas, de arena algo oscura y protegidas por los espigones, que las convierten en una zona de ocio estupenda y cuyos pequeños paseos marítimos se pueden recorrer disfrutando de las entradas y salidas de los barcos del puerto. La Playa Portizuelo es, sin embargo, una playa más incómoda para bañarse, pero muy pintoresca. Además de contar con formaciones geológicas muy interesantes, en ella se encuentra la famosa “Piedra el óleo”, denominada así por la de veces que ha sido pintada. Este era uno de los lugares favoritos de Severo Ochoa.
  • Mirador de El Chano: a la vera oeste del río, se encuentra este mirador, una visita obligada si deseas hacerte una idea clara de Luarca, pues desde aquí se puede observar la ciudad y su puerto, creando una bonita estampa.
  • Casas indianas: llegando a Luarca, podrás ver las famosas Casas de Indianos que se extienden por todo Asturias. Sus historias son archiconocidas, españoles que emigraron a Latinoamérica, hicieron fortuna con sus negocios y a su vuelta construyeron casas con este particular y bonito estilo.
  • Los Jardines de la Fonte Baixa: estos jardines privados de 20 hectáreas de extensión cuentan con ejemplares de azaleas, hayas, camelias, cedros, sauces llorones, araucarias, bambú, etc., además de esculturas y arcos. Un auténtico vergel frente al mar.
  • Museo rural etnográfico de Luarca: cuenta con varias piezas de uso doméstico, ganadero y de labranza y se recrea fielmente escenas cotidianas de del pasado muy didácticas.
  • El Parque de la Vida: de casi dos kilómetros de recorrido, este parque alberga una colección inmensa de cefalópodos y está diseñado para que sus visitantes conozcan más sobre el reino animal y vegetal. Un dato interesante es que se trata temas como la caza de ballenas en el Cantábrico durante los siglos XVI y XVII.
Y además, te proponemos el mejor alojamiento para dormir en Luarca elegido por Ruralka: